NotiArte

CARLOS CRUZ-DIEZ

R ecuerda que cuando niño le fascinaban los últimos rayos del sol que se colaban por la ventana. Discreto, enemigo de los flashes publicitarios y dueño de una imaginación indetenible, este caraqueño de cabello desordenado, y unas patillas alargadas que lo identifican, ha confesado innumerables veces que su arte es una persecución de la utopía. Pero antes de llegar a esta invención de su propio lenguaje, Carlos Cruz Diez, quien el próximo miércoles 17 de agosto celebrará sus 93 años, admite que todavía le falta por aprender.

Considerado, junto a Jesús Soto, como máximo representante del arte cinético, Cruz Diez no es el típico artista consagrado a su labor, sin prestarle atención al resto de los movimientos que emergen a su alrededor. La literatura también ha sido parte de su vida, pues desde pequeño escuchó hablar de arte, música y teatro de boca de su padre, el químico Carlos Eduardo Cruz, quien igual se dedicó a la poesía. Pero el dibujo y una caja de colores le hicieron descubrir un mundo nuevo: las artes plásticas.

“Desde los 6 años no he hecho más que dibujar y pintar”, confesó alguna vez a la revista francesa Diapo. “En la escuela le llamaban la atención a mis padres porque no le prestaba atención a las clases, y me entretenía dibujando figuras. Así que cuando terminé el primer año de bachillerato, les dije que yo quería ser artista… ellos se fascinaron y me dieron todo el apoyo”, evoca.

Cruz Diez tenía segura la larga y rica trayectoria de su carrera: sería artista, “y si no hubiera podido vivir del arte” me hubiera dedicado al diseño y a la ilustración de la prensa, tal y como lo hice durante más de 20 años para diarios venezolanos”. Cruz-Diez es considerado uno de los artistas venezolanos esenciales del siglo XX, su obra ha abarcado la escala internacional al profundizar una de las investigaciones más importantes referidas al cinetismo y a las experiencias ópticas.

En la actualidad es presidente de la Fundación del Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez en Caracas y miembro de la Orden de Andrés Bello (OAB). En 2005 su familia creó la CruzDiez Foundation dedicada a la conservación, desarrollo, difusión e investigación de su legado artístico y conceptual.

Fuente: Tal Cual