NotiArte

Artesanos y cultores celebraron ocho años de la Misión Cultura reforzando valores

El trabajo principal de la misión es en las comunidades, para que muchos de los participantes sean agentes transmisores a las nuevas generaciones, dijo Jesús Infante Con un pasacalles en la Plaza Bolívar de Caracas, acompañado de las burriquitas de varias parroquias de la ciudad, inició la celebración del 8 Aniversario de la Misión Cultura Corazón Adentro. Antes de pasar a la sala de espectáculos del Teatro Principal, en la que se presentaron grupos musicales y de danza, en la entrada del recinto, hubo una muestra de máscaras, cestería, modelos tridimensionales hechos con la técnica de origami, pinturas, muñecas de trapo, figuras ornamentales con conchas del mar y juguetes elaborados, con material de reciclaje, por niñas, niños y adultos que reflejaban la habilidad artística que habían desarrollado, al participar en los talleres que brinda la misión desde hace ocho años en las comunidades de 19 de las 24 parroquias de la ciudad capital. El cultor y director artístico de la actividad, Jesús Infante, recordó que la Misión Cultura es un legado del comandante Hugo Chávez. Esta muestra es el resultado del trabajo que se ha hecho durante 8 años en parroquias como Caricuao, La Vega, El Paraíso, San Juan, Catedral, 23 de Enero, Antímano, Macarao y La Pastora, entre otras. La idea de esto, como dijo Chávez, es fortalecer todos esos valores que han quedado perdidos por ahí, tomando el amor como el valor principal y, a partir del amor, tenemos la solidaridad y la amistad. Podemos entender el socialismo desde ahí, aseguró Infante. No formamos profesionales, reforzamos los valores a través de las artes y, por ello, el trabajo principal es en las comunidades, para que muchos de los participantes sean agentes transmisores a las nuevas generaciones. No es solo dar talleres, es continuar sensibilizando y cultivando valores, reiteró. ALEGRÍA, HISTORIA Y RECICLAJE Por su parte, María Morales, animadora cultural de la parroquia El Paraíso, expresó que tiene ocho años trabajando en su comunidad, organizándola a través del arte. La gente se ha incorporado, ha participado, y hemos logrado que los adultos mayores se organicen en colectivos culturales, explicó. De todas las expresiones artísticas, Morales consideró que la gente siente el mayor apego a la danza y la música. Eso es lo que tiene la mayor fuerza en la parroquia El Paraíso. Es que Venezuela tiene la característica que es muy alegre. Le gusta cantar y bailar, eso es lo que más se da aquí en Caracas, afirmó la cultora popular. A su vez, la artesana y también animadora cultural, Navis Bustamante, contó que entró a la Misión Cultura como muñequera. Soy la muñequera del Junquito, expresó. Comentó que cuando realiza sus talleres sobre muñequería, también habla de la historia que acompaña la elaboración de la muñeca. Por ejemplo, les doy la historia de la esclavitud, cuando trabajamos la muñeca Nayomi. Es una muñeca afrodescendiente, por que las hacían las mujeres que traían esclavizadas en los barcos para sus hijos, explicó. Bustamante narró que cuando los hijos de las mujeres esclavizadas lloraban, para calmarlos rajaban los ruedos de sus vestidos, y con la técnica del nudo, que no necesita costura, elaboraban muñecas. ¡Ahí no hay costura para nada!, aseguró. Para la artesana, la historia es parte importante del taller de muñecas que además incluye las amarraditas, que se elaboran haciendo rollitos para hacer las piernas, el cuerpo y los brazos y las tradicionales de costura. Siempre van acompañadas de nuestra historia. Hablamos de quienes somos, de dónde venimos y a dónde vamos, señaló. HOMENAJE A REVERÓN Otra manera de acercarse a la historia, y combinarla con la alegría del hacer artístico, es el trabajo de Gloria Chávez de Antímano, que para homenajear al pintor venezolano Armando Reverón, trabajó sus pajareras en un taller con materiales mixtos de papel, cartón y pega para reinventar la obra de Reverón pero con material de reciclaje y dibujos de aves por los participantes. Por supuesto, también les hablé del pintor. Estas actividades también son muy buenas para personas que tienen tratamientos psicológicos, para despejar la mente y aprender algo nutritivo, dijo. El cultor Richard Mendoza, también de Antímano, resalta el trabajo con materiales reciclados, en especial con papel. Elabore un tanque tridimensional con 4 mil 500 papelitos doblados que los saque de la propaganda que quedaron de las campañas políticas, con la técnica de origami, comentó y explicó que duró 15 días en terminar el trabajo. Me gusta trabajar con el papel porque se puede hacer, prácticamente, cualquier cosa con ese material y eso es lo que enseño a otros, acotó. ARTE IMPACTA Y TRANSFORMA Alfredo Yépez, uno de los 283 facilitadores que tiene la Misión Cultura Corazón Adentro, realiza talleres en Antímano y en Carapita. Pintura, dibujo, escultura y manualidades son algunos de los conocimientos que transmite a las comunidades en las que trabaja. El impacto en las comunidades es muy fuerte. En los barrios, las artes plásticas estaban olvidadas, estaban perdidas, las personas no amaban las artes plásticas, por que nunca habían tenido acceso a ellas, y no se les daba la oportunidad tampoco, aseguró. En su opinión, desde que Hugo Rafael Chávez Frías incentivo a que le diéramos talleres a las personas para que salieran adelante, hemos observado que cambió el carácter de las personas, su actitud ante otros y ante la vida. Los sensibilizó, hacia la tranquilidad, la amplitud. En las artes plásticas se adquiere mucha amplitud. La persona que tiene esas neuronas dormidas, despierta y desarrolla la creatividad. Estos años han dado resultado. Por eso, esto debería de mantenerse en el tiempo, agregó. Los talleres de la Misión Corazón Adentro se ofrecen en espacios de escuelas y liceos que los comparten de manera solidaria. Cada vez que doy el taller, llega gente nueva. La receptividad es importante, llegan con ganas de aprender, concluyó Yépez. T/Ana Maneiro F/José Luis Díaz Caracas

Fuente: correodelorinoco.gob.ve