Arte Seguro

Arte venezolano apreciado en Latinoamérica

Traemos buenas noticias sobre el arte venezolano en otros países latinoamericanos. Conversamos con la galerista Magdalena Arria, una de las más reconocidas en nuestro país, no solo por su galería Graphic Art, sino por su dedicación a la Feria Iberoamericana de Arte (FIA) durante más de 20 años.

Magda reconoció que las ferias de arte son una gran oportunidad de promoción para los artistas emergentes, pues los consagrados, como es el caso de artistas universales como Cruz-Diez, Soto, Gego, Reveron, tienen mercado en todas partes.

Para la galerista es una grata sorpresa la aceptación que ha tenido el arte joven venezolano en Colombia, Perú, Ecuador y El Salvador,

además de la ciudad de Miami. “Lo que más me gusta es que son artistas jóvenes, como Hector Ramírez, Ignacio Monque, entre otros, quienes son nuevos, pero que los coleccionistas aprecian”.

Una explicación es porque, como se sabe, Venezuela es pionera en el Arte Cinético. Expresión aceptada a partir de 1955 en la clasificación crítica, luego de que ese año un grupo de artistas apoyados por la galerista Denise René presentó la exposición “Le mouvement” (El Movimiento). Allí participaron Alexander Calder, Victor Vassarely y Nicolas Shoffer, junto al venezolano Jesús Soto. Ese arte Cinético o Geométrico se conoce ahora en los países mencionados, por el carácter internacional de sus nuevas ferias y gracias al mundo globalizado de hoy.

Con Magda repasamos la historia de las ferias de arte en Colombia. “La I edición de la Feria de Bogotá, en 1991, apenas duró 3 años porque los colombianos solo compraban arte local y las galerías venezolanas no vendían. En esa época llevé a Soto, Cruz-Diez, Rafael Barrios y vendí poco. Hoy eso no pasa porque el arte venezolano es muy apreciado”.

Agrega que el cambio se vio en la II edición de la Feria de Bogotá, hace 10 años, “muy apoyada en su regreso por galerías venezolanas que apostamos a su éxito pero que por razones internas de los organizadores, en los últimos 2 años, nos han rechazado”.

Caso contrario es la acogida que les ha dado la nueva Feria de Cartagena. “En 2015 participamos: D ́ Museo, Okyo y Graphic Art. Coincide con el Festival de la Música Internacional y es muy interesante. La Directora es Andrea Walker, una gran promotora de arte, anterior fundadora de ArtBo, quien ha dado mucho apoyo a los venezolanos”.

Perú tendrá la III Edición de su feria en abril. “También sorprende porque antes elarte era muy localista pero con la feria cambió. Tiene un coleccionismo emergente, un país que económicamente está muy bien. El gran interés existente me motivó a montar en 2014 Graphic Art Lima con el lema: un espacio para el arte venezolano”.

Un dato de El Salvador es que el año pasado, una de sus galerías más importantes dirigida por Rhina Avilés, quien ha formado las grandes colecciones de ese país, a raíz de la feria de Lima, invitó a Hector Ramírez, a Gisseline Amiuny y a artistas de Graphic Art, a una muestra en la que se vendió casi todo.

En conclusión, existe un gran momento para el arte venezolano en países latinoamericanos. Los artistas emergentes, al salir a sus ferias de la mano de galerías venezolanas, se dan a conocer. Se están formando en Latinoamérica y en Florida (USA) nuevas colecciones con obras del arte geométrico, del constructivismo o cinetismo venezolano. Los nuevos coleccionistas comienzan con artistas emergentes y luego siguen con maestros como Cruz-Diez, Soto, etc. ¡Son buenas noticias!

image1

Artículo publicado por Somos Seguros

Tibisay Wendehake/Periodista