NotiArte

A 116 años del natalicio de Carlos Raúl Villanueva

Carlos Raúl Villanueva Astoul nació en el consulado de Venezuela en Londres, Reino Unido 30 de mayo de 1900 y muere en la ciudad de Caracas, el 16 de agosto de 1975. Considerado el más importante arquitecto en Venezuela del siglo XX, pionero, máximo exponente e impulsor de la arquitectura moderna en su país. Llega por vez primera a Venezuela a la edad de 28 años luego de estudiar en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París donde se gradúa en 1928. Desde ese entonces comenzó a participar en el desarrollo y la modernización de Caracas, Maracay y otras ciudades de Venezuela. En el año de 1929 decide residenciarse en Venezuela, se casa en el año 1933 con Margot Arismendi Amengual, en 1937 regresa a París, e inicia sus estudios sin concluir en el Instituto de Urbanismo de la Universidad de París, regresa a Venezuela y el presidente Isaías Medina Angarita le ofrece que trabaje en la proyección y construcción de la Ciudad Universitaria de Caracas otras grandes obras como: – Hotel Jardín de Maracay (1929). – Plaza de Toros Maestranza César Girón (1933). – Museo de Bellas Artes (hoy Galería de Arte Nacional) año 1935. – Museo de Ciencias Naturales (1936). – Pabellón de Venezuela en la Exposición Universal de 1937. – La escuela Gran Colombia (hoy grupo escolar Francisco Pimentel) año 1939. – La Ciudad Universitaria de Caracas (1944-1957). (Declarado patrimonio mundial de la humanidad en el 2000) – Remodelación de El Silencio de Caracas (1941). – La escuela de Ingeniería de Petróleos de la Universidad del Zulia (1953). – El Estadio Olímpico (1954). – El edificio de oficinas de la Fundación La Salle (1962). – Edificio Plaza la Estrella (1964). – La Casa para Alejandro Otero (1965). – Museo Jesús Soto (1970). El 16 de agosto del 1975 a la edad de 65 años y víctima del Mal de Parkinson, fallece en Caracas el arquitecto por antonomasia de Venezuela. Más allá de su gran legado arquitectónico, de sus profundas huellas como urbanista, de las ricas transformaciones que aportó a las Artes en general y de su incondicionalidad como maestro, la gran herencia que este criollo integral dio, para con su profesión y para con su país, fue haber inscrito la arquitectura venezolana en las páginas de la arquitectura internacional del siglo XX, demostrando magistralmente que es posible la universalidad partiendo desde el profundo homenaje de lo local. “La arquitectura es acto social, por excelencia, arte utilitario, como proyección de la vida misma, ligado a problemas económicos y sociales y no únicamente a normas estéticas. Para ella, la forma no es lo más importante; su principal misión: resolver hechos humanos”. Carlos Raúl Villanueva. Agencias

Fuente: noticiasdevenezuela.org