La huella digital del universo

Marithe Govea-Meoz ha construido, a lo largo de una investigación sostenida por años, una cosmogonía personal donde la huella digital de ella y su hija se transforman en otro universo. Algo de eso se verá en la exposición Dáctilos cuánticos, conformada por un conjunto de fotografías digitales de medidas variables, dos obras textiles asesoradas por la diseñadora Audra Blanco, y tres muestras de videoarte que GoveaMeoz realizó a cuatro manos con la ayuda de la investigadora y realizadora multimedia Corina Lipavsky. El elemento infinitestimal de cada imagen que compone la muestra es la fotografía de una huella digital tomada por una cámara Hasselblad en blanco y negro, posteriormente calibrada y convertida en negativo. Y la maestría de Govea-Meoz consiste, precisamente, en construir una narrativa en ba- se a la huella dactilar para explicar fenómenos de la física cuántica que han maravillado a la artista a lo largo de su vida: bucles del tiempo, planetas y fugas… Dáctilos cuánticos implica, también, un paso adelante en cuanto a la animación de la cosmogonía personal de la artista al integrar ?con la ayuda de Lipavsky? el movimiento a este universo particular. Cada videoarte utiliza el sonido, obtenido por la NASA, de la sonda Cassini en su exploración de los anillos de Saturno. Dáctilos cuánticos inaugura el domingo, a las 11:00 am, en la Caja 2 del Centro Cultural Chacao, ubicado en El Rosal. Ensayo plástico sobre la pobreza El viaje de la artista Xiomara Jiménez, quien también ejerce como antropólogo, comenzó recorriendo la Autopista Regional del Centro desde la zona de Tazón. Ahí encontró zapatos, cauchos y otros elementos abandonados que registró fotográficamente utilizando muy baja resolución. Su intención era, precisamente, retratar la pobreza desde la pobreza. Utilizar el fondo en la forma para convertirlos en la misma cosa. El resultado es Precario, una exposición en el que la artista explica la pobreza utilizando elementos precarios, desechados. La artista pinta sobre cartón desvencijado, cubierto con tirro de embalaje, con la intención de explicar la indigencia a través de sus rasgos físicos más evidentes. Entre los signos utilizados por Jiménez para tal fin, destaca la caja de cartón como elemento industrial, como empaque de alimentos, como lecho de indigentes, como elemento que se apila demanera desigual y forma ranchos. Precario también inaugura el domingo, a las 11:00 am, en el Centro Cultural Chacao, pero en La Caja 1.

Fuente: El Universal