Los puntos de fuga de José Roberto Arráiz

El círculo. La figura perfecta. Símbolo de eternidad. Reflejo del todo. Recurso utilizado por el arte desde tiempos inmemoriales. El artista venezolano José Roberto Arráiz Herrera lo utiliza como punto de partida en su primera exposición individual, Circunstancias circulares, que será inaugurada este domingo a las 11:00 am en la Galería Graphicart de Las Mercedes. La muestra reunirá un total de 15 piezas en las que el artista conjuga elementos geométricos, en este caso el círculo y la línea. Arráiz comenzó sus estudios en la escuela de arte Cristóbal Rojas. Luego viajó a Miami y a París, lugares donde desarrollaría parte de su propuesta. Cuenta que la tendencia hacia la abstracción geométrica ha sido una constante desde que inició su labor como artista. Ya en el año 2000, cuando le tocó participar en la muestra realizada por Wizo Aviv Jay y La Casa Cuna Blanca Baldó, en Máscaras por una sonrisa, ya dejaba ver en su pieza cómo su obra parte de la esencia de la esfera a lo universal de la línea, utilizando el círculo como centro a partir de una experiencia con su madre. ?He querido crear mi propio estilo. Me he preocupado mucho por no copiar ningún lenguaje. Mi obra involucra otros elementos como el cinetismo y el movimiento?, asegura, al tiempo que señala que, a pesar de utilizar aspectos de la geometría, no por ello su obra se parece a ninguna de los grandes maestros cinéticos venezolanos, como Jeús Soto o Carlos Cruz Diez. Aunque al igual que la mayoría de los artistas de esta tendencia resalta que sus cuadros son el producto de estudio e in vestigación de las formas. En su caso, preservando la energía y el espíritu de la esencia. Sus composiciones se organizan en líneas que, al contrario de la composición clásica, tradicionalmente estática, sugieren dinamismo. Sus líneas de fuga traspasan la obra que extiende del lienzo al infinito. Arráiz comenzó su exploración sobre los movimientos artísticos de la abstracción geométrica y la escuela Bauhaus, durante en Estados Unidos. Así descubrió que la linealidad y el círculo eran su medio de expresión más personal, afinando ?su estilo, armado de formas, volúmenes y colores, nunca primarios, con una policromía rica en matices?, explica Marta de la Vega en el texto de la exposición. ?Su propuesta estética pone de relieve las calidades puramente formales de la composición. Dentro de las vanguardias, mezcla la herencia del arte cinético, el pop art, la virtualidad del movimiento, el constructivismo y el formalismo?, sostiene la investigadora.

Fuente: El Universal