Con música tradicional cerró la II Bienal

Artistas, escritores, fotógrafos, mú- sicos y amantes de las artes en general se congregaron la mañana de ayer en el Museo de Arte Contemporáneo Armando Reverón, lugar en el que se dio cierre a la II Bienal del Sur. Pueblos en Resistencia. La clausura de la exposición que reunió a 88 artistas de 32 países, estuvo a cargo del ministro del Poder Popular para la Cultura Ernesto Villegas y del viceministro de Identidad y Diversidad Cultural, Oscar Sotillo, quienes, junto a los asistentes, dieron un recorrido por la exhibición instalada el pasado 3 de diciembre. Villegas realizó una parada en las obras Gi Nyang Nyang (2016) del artista surinamés Marcel Pinas, que retrata la amenaza de la que es víctima el pueblo cimarrón. Albus I, II / Liberty I, II y III (2015), una impactante fotografía de Justin Dingwall, que enfrenta al espectador ante la cruel realidad vivida por los albinos en el continente africano, fue otra de las paradas del recorrido que culminó en los espacios abiertos del museo donde, durante la Bienal, el artista Kalaka, realizó el mural La marcha de los guerreros, con la que hace un llamado a la conciencia de luchas en pro de la supervivencia y la libertad de los pueblos y de los propios destinos. ARTE MUSICAL Con la imponente obra escoltándole, el percusionista y fundador del grupo Herencia, Manuel Moreno se apropió del escenario en el que ofreció una demostración sublime de arte percutivo con un sonido bien caribeño. El músico invitó a niñas y niños, miembros de la agrupación musical Sol y Luna, con quienes interpretó el tema de Un solo pueblo El cocuy que alumbra, seguido de La Bikina de Gualberto Ibarreto. La cumanesa Daisy Gutiérrez tomó el turno al bate, esta vez para ofrecer un rico repertorio tradicional en el que incluyó joropos, estribillos y cotorreaos. La cantora popular trajo consigo la sonoridad popular de Alí Primera, de quien interpretó el tema El despertar de la historia, seguido del de su autoría, Pradera Habanera, compuesto durante su estadía en Cuba cuando fue beneficiaria del convenio de salud. Gutiérrez felicitó la premisa de la Bienal, de usar al arte como herramienta para hermanar a los pueblos que se mantienen en lucha y que en ella haga presencia nuestra música nacional. El pianista Víctor Morles dio cierre a las presentaciones con su propuesta musical de raíz venezolana con la que el músico hace un llamado a la reflexión sobre la tierra y el campesino. UNA MANO PARA EL SECTOR ARTÍSTICO Durante la clausura el ministro Ernesto Villegas anunció que será concretada una reunión con los artistas participantes de la exposición y dijo que ellos conformarán una comisión que se encargará de organizar las próximas bienales. Asimismo indicó que desde su despacho llevarán adelante las acciones necesarias para darle acompañamiento a la comunidad artística nacional en su proceso creativo, proporcionándoles acceso a los insumos y materias primas necesarias para llevar adelante su proceso creativo, ?para que el arte venezolano no se apague sino que por el contrario brille y se expanda?, dijo. El ministro Villegas recordó que próximamente esta edición de la Bienal del Sur se trasladará a los estados Lara, Monagas y Zulia.

Fuente: Diario Ciudad CCS (Distrito Capital)