La Asociación Cultural Humboldt, la Gran Casa para las Artes

Un espacio único a los pies de la montaña, en el cual se
conjuga el arte y la naturaleza para lograr un contraste que potencia
la exhibición de las obras de arte y las actividades musicales que
allí se presentan

Myriam Tibisay Wendehake / Periodista

Quien ha visitado la sede de la Asociación Cultural Humboldt en
Caracas, sin duda ha disfrutado no solo de las actividades que allí
realizan, sino de su arquitectura, el ambiente relajado y la
abundante vegetación que la integran. Rumbo a cumplir 70 años de
fundada, la institución rindió homenaje al Arquitecto Dirk Bornhorst quien diseñara esa gran casa para las artes y la cultura en San Bernardino, en los años 80.

Profesional muy reconocido por su experiencia y sensibilidad para
proyectar sus obras, el homenajeado es descendiente de familia
alemana, radicada en Venezuela desde 1854. Ha recibido varias
condecoraciones por actividades culturales y universitarias, así como por el diseño de sus otras arquitectónicas. Entre los reconocimientos está: la Gran Cruz de Mérito de la República Federal de Alemania.

Participó en la consolidación de la Asociación Cultural Humboldt, como miembro de la Junta Directiva desde 1962 hasta 1969. Fue su presidente entre 1967 y 1969. Otros reconocimientos son la Mención Honorífica del Premio Nacional de Arquitectura; la Orden Carlos Raúl Villanueva del Colegio de Arquitectos y el Premio Nacional de Arquitectura Carlos Raúl Villanueva de la Sociedad Bolivariana de Arquitectos.

Construida en una urbanización residencial caracterizada por casas de techos de tejas, con una fuerte presencia de vegetación, a las faldas del cerro El Ávila, el enfoque arquitectónico orientado por Dirk Bornhorst y Omar Seijas, el arquitecto que lo acompañara en el
proyecto de la ACH, fue “mimetizar” la edificación con el carácter de
la zona. Ambos sustentaron la idea de la “Gran Casa”, albergue y
morada de la cultura, en el intercambio de experiencias entre
Alemania y Venezuela, los dos países que inspiraron la creación de
esta institución.

Mención especial se debe hacer a la sala Schnoegass, donde hoy en día se presentan las exposiciones de arte. El área destaca por su techo a doble altura, grandes ventanales y puertas de vidrio como miradores para visualizar parte del cerro El Ávila. Un espacio único a los pies de la montaña, en el cual se conjuga el arte y la naturaleza para lograr un contraste que sirve de potente marco a las obras de arte que allí se exhiben.

En los últimos años la ACH ha presentado esa sala actividades de artes plásticas tales como: “Alegorías Pictóricas” de Juan Alejandro Vegas, 24 retratos de personalidades germánicas; la exposición “Humboldt, el Ávila y tú”. Una muestra de fotografías y pinturas en tres tiempos sobre excursionistas que suben a El Ávila siguiendo los pasos del primer ascenso de Alejandro de Humboldt en enero de 1800. La exposición “Estructuras y Hallazgos”, una muestra de la obra del fotógrafo alemán Jurgen MahnertLueg, bajo la tutela de la Galería Graphic Art. La exposición “El amor y la Alegría” del artista
plástico Ramón Maldonado Díaz, quien domina las pinceladas del arte ingenuo, o Arte Naif Tropical Contemporáneo. Recuerdo también “Enlaces Cromáticos”, una exposición que unió a los jóvenes creadores D11, Saz Oner y Flix, tres jóvenes venezolanos representativos del arte urbano. “Transparencias en Movimiento/ de la Luz al color” presentó la obra plástica de Maryolga Nieto, pintora y escritora venezolana, radicada en Holanda desde 1997. “El extraño mundo de Chernóbil”, fotografías de Enrique Moya, una recopilación de 24 imágenes recogidas por el autor, 30 años después del accidente nuclear. “Energía Acumulada” de Hector Torres, quien regresó a las salas de arte para presentar una individual con su obra reciente tanto en lienzos como esculturas. “Hojas” de Evelyn Benzecry, exposición en la cual la artista mezcla en sus obras las técnicas acuarela, creyon, pastel de óleo, lápiz, arenas, tinta china y mastique para recrear un universo poético y natural. También estuvo Irene Calcaño con sus “calos, obras de arte esfímeras finamente diseñadas y elaboradas sobre sencillos abanicos, “llenos de misterio, sensualidad y belleza”.

Una característica gerencial de la ACH es combinar música
simultáneamente con exposiciones de artes plásticas. La sede está
ubicada en la. Av. J.G. Roscio c/c Av. J. Washington (a 200 metros del Hotel Ávila), Caracas. Para estar al tanto de sus actividades, pueden visitar su página www.asociacionculturalhumboldt.com y las redes: twitter, FB e Instagram es Asohumboldt

Para mayor información, puede escribir a tiwe.arte@gmail.com