Celebran a Sofía Ímber en el Día de la Mujer

L a impronta de Sofía Ímber en el arte, el periodismo y la institucionalidad ­tan maltratados actualmente en el país­ es revisada en una exposición que se preparó en homenaje a la gestora cultural que falleció el 20 de febrero. Fotografías, dibujos y cuadros dan cuerpo a una propuesta que habla de perseverancia, modernidad y fortaleza.

“La idea surgió del Fondo de Valores Inmobiliarios, que se propuso llevar a cabo una programación cultural con ocasión del Día Internacional de la Mujer y Sofía Ímber es el personaje que la representa con mayor honor. Articulamos entonces una exhibición que nos gustaría que fuera itinerante y que puede ampliarse con aspectos relacionados con el Museo de Arte Contemporáneo”, expresa la curadora María Luz Cárdenas.

La exposición se inaugurará hoy, a las 4:00 de la tarde, en el Piso 5 del Tolón Fashion Mall, en Las Mercedes.

Permanecerá abierta al público hasta el martes. La entrada es libre.

Integrada por 20 obras en diversos formatos y lenguajes, la exhibición se divide en dos núcleos discursivos: la cultura y el periodismo vistos por Sofía Ímber, y cómo veían a esta gran figura de la cultura nacional los creadores con los que ella compartió.

El primero se construye a partir de fotografías de Ímber con personajes que formaron parte de su trayectoria profesional ­sus entrevistados en el programa Buenos días, los creadores con los que trabajó y los que exhibió en el museo­, así como de su vida familiar.

El segundo presenta a la periodista como ícono. Se muestran dibujos realizados por María Valbuena, retratos que hizo Antonio Lazo y caricaturas de Pedro León Zapata. Además, algunas de sus fotografías clásicas, entre ellas unas tomadas por Vasco Szinetar.

A las piezas se suman textos que ilustran la importancia de Ímber, su aporte al periodismo, citas de ella y fragmentos de autores como Arturo Uslar Pietri y Alfredo Boulton, relacionados con su trabajo en el MAC.

El trabajo museográfico de este homenaje estuvo a cargo del curador e investigador Alberto Asprino. “Yo pienso que no existen espacios imposibles para hacer una museografía, lo que hay es que entender el entorno a servir”, indica.

Agrega que se trata de un espacio central por el que transita una diversidad de público y la intención es hacer una introducción al personaje: “El lugar se recorre en cuatro direcciones, las partes que integran la muestra son independientes para que las personas se lleven la información justa. Se trata de un homenaje, de reivindicar al personaje de la cultura, así que quisimos abordar a la audiencia con datos precisos, concretos y accesibles.

Además, hay muchas imágenes que se convierten en el atractivo de la exposición”.

Fuente: El Nacional