Maestros de la plástica celebran la escultura

Bajo el sol de enero, los jardines del Centro de Arte Daniel Suárez, en la Alta Florida, parecen territorios imaginarios. Coloridas esculturas, en distintos tamaños y formatos, se apropian de la extensión de este espacio natural, y dialogan desde la coincidencia de haber sido elaboradas, en su mayoría, por algunos de los principales artistas plásticos venezolanos dedicados al trabajo tridimensional de la abstracción geométrica.
Obras de Pedro Briceño, Ángel Hernández, Juvenal Ravelo, Julio Pacheco Rivas, José Campos Biscardi, Víctor Valera, Francisco Narváez, Rafael Martínez, Carlos Medina, Lía Bermúdez, Enrico Armas y de, entre otros, los internacionales Edgar Negret, de Colombia, y Ernst Petras, de Alemania, son exhibidas en conjunto en esos jardines en los que se celebrará mañana un evento al que Suárez, como anfitrión, ha resulto calificar como “una fiesta de la escultura”. A partir de las 11:00 am, gracias a las bondades del mundo 2.0, Venezuela estará conectada desde ese espacio con el Festival Internacional de la Escultura Contemporánea, START “17.

Este evento anual permite el intercambio visual entre escultores de 70 lugares del mundo para discutir la actualidad de la disciplina, con el arte en espacios públicos como tema central, y para funcionar como vitrina de las novedades plásticas vinculadas a cada uno de los centros de arte participantes. Venezuela será el único país de Latinoamérica en participar, y lo hará por tercera vez.

Entre las obras, que se mantendrán exhibidas como exposición tras el evento, resaltan las elaboradas por Briceño. El Premio Nacional de Escultura de 1964 presenta sus piezas Adán y Eva, Columbario vertical y El Río, nacida de su recuerdo de un paseo infantil por el río Neverí. “Yo metía mis manitos en el agua y mi papá me pedía que las sacara, porque me podía morder algún animal. Tenía a penas tres años, pero esa imagen se quedó en mi memoria”. En la pieza, describe, se puede apreciar el cauce de las aguas. “Casi todas mis esculturas se corresponden con un recuerdo. Yo soy abstracto, pero creo que el arte debe tener conexión con la vida”.

El alemán Ernst Petras, residenciado temporalmente en Caracas, presenta una obra en la que divide, multiplica y rota las posibilidades de un cubo que, según relata, refiere a su “caos interno”, y a la deconstrucción de estructuras como alusión al proceso que padece el hombre tras la muerte. Fue Petras el que, ante los vínculos que halló entre la creación escultórica de Venezuela y de Alemania, facilitó el ingreso del país en el START “17.

Hernández presentará en esta muestra una selección de piezas en distintos formatos, en las que, asegura, podrá apreciarse la evolución de su obra durante sus cinco décadas de trayectoria. “A veces, es la misma obra la que te pide una evolución, y creo que la he enriquecido. Lo que tengo plasmado ahora es lo que siempre he buscado; no puedo decir que ya llegué, porque nunca se llega, pero sí que estoy complacido (…) en cambio, si algo me inquieta ahora, es el tiempo”, declara.

La obra de Armas, entre lo geométrico y lo figurativo, es un caballo elaborado con varas metálicas azules. “Me interesa la sorpresa y lo ritual en el arte”, declara. “Este será un evento que borrará fronteras, porque las esculturas no necesitan traducción. Todos podremos entendernos desde el arte”.

Fuente: El Universal