“El arte es una vía para reconciliarnos”

Las manifestaciones artísticas dentro de los diferentes lenguajes y tendencias se mantienen activas en Venezuela, “como una manera de resistencia y de oposición a la crisis que se vive” en el país, así lo expresó la historiadora del arte venezolana Bélgica Rodríguez durante la breve visita realizada a San José de Costa Rica en compañía del artista plástico Ramón Chirinos, a propósito de la inauguración de la muestra titulada “Intervención de un paisaje intemporal”.

Según Chirinos sus más recientes obras son como una poesía que invitan a la convivencia y a evitar las confrontaciones. Él considera que el arte es una vía indispensable para la reconciliación.

El reconocido pintor, residenciado desde hace muchos años en tierra crepuscular, visitó la Sala de Redacción de EL IMPULSO con el fin de ofrecer detalles de su paso por Costa Rica, país donde presentó con éxito su tercera exposición artística.

A través de 18 pinturas al óleo, Chirinos expuso su evolución abstracta y del color, en el ArtCafé del Costa Rica Country Club, lugar donde sus creaciones permanecerán expuestas hasta finales de este diciembre de 2016.

“Es una propuesta contemporánea, muy adaptada a estos tiempos modernos… y durante mi estadía en San José acudí a varias entrevistas con los medios locales”.

Las obras de mediano y gran formato fueron bien recibidas por el público local y son producto de su investigación sobre el color, realizada en los últimos 4 años. “Como siempre la experiencia fue gratificante, en especial por el concepto diferente que manejo en mis creaciones; muchas personas asistieron a la inauguración, gracias a las redes sociales los seguidores de mi obra se enteraron de la actividad”.

Según el artista, las obras que se realizan en el país están muy vinculadas con la situación que se vive, “está enfocada hacia la poesía, hacia la convivencia y en contra del divisionismo… la idea es que nos ayude a unirnos mediante el color, la forma y de asumir la naturaleza como un todo, a fin de aprender a convivir con ella”.

“Los venezolanos, tarde o temprano, tendremos que comprender que en el amor y la unión podemos salir adelante”.

Sobre su evolución, Chirinos cuenta que como todo artista comenzó imitando la naturaleza, pero con el pasar del tiempo sus exigencias y curiosidad aumentaron. “Entonces surgieron ganas de transformar esa naturaleza y buscarle otra connotación, se comienza a ver más allá del paisaje tradicional y de lo común, y entonces cuando uno se da cuenta de que comienza a crear un prototipo de paisajismo más abierto y universal mediante el cual se puede transmitir un mensaje en cualquier parte del mundo; cuando eso sucede, surgen las creaciones propias dadas de la experiencia y la constancia”.

Fuente: El Impulso (Edo. Lara)