Por la puerta del sol – Esteban Castillo, puro arte

“La curva cerrada es la limitación, la recta es la expresión del infinito” (Antonio Gaudí)
El arte es ese compañero inseparable que va a todas partes con compositores, escritores, poetas y pintores, cuyo don llevan dentro como murmullo inspirativo de creatividad e ingenio. Sinfonías, versos, colores y creaciones afincan sus huellas bajo auroras que su inspiración pregona y los hace eternos.

El propósito del tema de este día no es el de abordar materia tan extensa de exponer como lo es el arte, en la profundidad de las escuelas, de las técnicas, la historia, los estilos, las normas, evolución, etc.

Deseo destacar hoy el arte geométrico y cinético del maestro barquisimetano Esteban Castillo, quien nos deleitará mañana con la exposición de sus cuadros en el Palacio de Gobierno. Con los ojos pensaremos, confirmaremos el juego de la luz, la armonía brotando del fondo del entramado de líneas, sombras, relieves, curvas, laberintos, y en la pictórica narración la espléndida y feraz habilidad de un hombre que ama su oficio, artista hasta el tuétano que lo convierten en esencia dominante de su propia creatividad.

Admiro al maestro Castillo por su gran humildad, por su sencillez, la belleza de su arte y el amor que pone en sus cuadros, por la vigencia de su técnica que es muy suya en la construcción de figuras de colores modernos, de relieves, profundidades, trazos geométricos etc. Los vivos colores y sus tendencias renovadoras dan increíble valor a sus obras por el aura de modernidad con que los decora.

Sesenta años pintando no es pequeño trabajo. La obra de Esteban Castillo se orienta hacia la búsqueda de espacios. La fe no le abandona, sabe que sus cuadros son lenguaje, son ánimo y calor como lo es el bello paisaje de la madre natura.

De alumno de arte pasó a portero de escuela, de allí a profesor de paisaje. Muy joven se fue a Nueva York a visitar sus galerías y museos. Vivió varios años en Londres integrándose al mundo parisino del arte. Participó en los grandes salones del arte en París en donde cualquiera no expone obras (centro del orbe artístico, en donde nacen, crecen, proliferan todos los estilos, escuelas y novedades del arte contemporáneo). Ha expuesto el arte latinoamericano en los grandes salones del mundo, también en México y Japón. Ha participado en exposiciones en Venezuela, Suiza, Francia, Inglaterra y en Miami.

Siempre que se va por esos mundos regresa con nuevas cosas. Figuras, tonos, brillos y chorros de colores ponen en acción su creatividad que lo diferencia de lo antiguo, imponiendo en el mundo la belleza geométrica que predomina en su arte.
Hoy por hoy Castillo forma parte del mundo de los grandes expositores del arte entre quienes se encuentra el maestro Carlos Cruz Diez, Alejandro Otero (precursor del arte cinético) Jesús Soto, Juvenal Ravelo.

Desde el cuadro más pequeño hasta el mural más grande evidencian la belleza de su arte cinético y geométrico en los que como él mismo lo dice es la confirmación de que la magia del arte está en la imaginación. Todo lo que hace y ha hecho a lo largo de sesenta años, dan razón de la alta estima, admiración y reconocimiento con que ve el mundo al maestro Esteban Castillo.

Maestro: Usted ha surcado los océanos con su arte símbolo de luz, de color, de armonía y libertad. Como el cóndor lleva en sus alas el orgullo del alto vuelo, de ser venezolano y para nosotros el orgullo de que sea usted hijo predilecto de Barquisimeto, ciudad musical y tierra de los más bellos crepúsculos.

Fuente: ElImpulso.com