La trayectoria artística de Reverón es recordada a 62 años de su siembra

Ayer se cumplieron 62 años de la siembra de Armando Reverón, y en pro de reconocer su memoria artística avanzan las obras de restauración del Castillete, la cual se prevee finalizar a finales de este año, así lo informó el Ministerio del Poder Popular para la Cultura en una nota de presa conmemorativa de su fallecimiento. Su trabajo sobre el estudio de la influencia de la luz en obras pictóricas lo llevó a la construcción de la teoría sobre las etapas del blanco y el sepia. Su importancia artística se desprende de su trabajo como pintor, cuya búsqueda estética estuvo enmarcada en la representación del entorno venezolano y la incidencia de la luz sobre él, por ello, es considerado como el primer artista verdaderamente venezolano. A partir de 1921, en Macuto, Reverón comienza a involucrarse de lleno con los estudios sobre la luz, en este espacio fue donde adquirió conciencia e interés por su entorno, característica de sus obras más reconocidas. El Castillete fue el refugio que guardó el misticismo que rodeó al artista durante sus más brillantes años, espacio que construyó según sus necesidades y que compartió junto a su compañera Juanita. Hoy este espacio está siendo rehabilitado para su disfrute. Sumándose a la declaración del día de su nacimiento como el día del artista plástico, varios han sido las reivindicaciones que se le han hecho a su legado artístico. En 2014, el Gobierno venezolano declaró todas sus obras y pertenencias como Bien de Interés Nacional. En diciembre de ese mismo año se realizó un proyecto llamado Arte en tren, iniciativa del Instituro de las Artes de la Imagen y el Espacio y el Metro de Caracas para dar a conocer sus obras dentro del sistema de trenes. Igualmente se realizó la recuperación del Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón. Este año, el día de su 127 aniversario, los restos del artista, junto a los del pintor y dramaturgo César Rengifo, ingresaron al Panteón Nacional, convirtiéndolo en prócer de la Patria junto a Bolívar, Miranda y Vargas. Al recordar el día de su muerte se forma parte de la construcción orgánica que se hace al honrar su obra, su genio y su figura.

Fuente: Diario Ciudad CCS