“El Maczul es la única plataforma que se ha abierto”

L a acumulación, los pro-cesos que se repiten, las cosas en su máxima expresión son temas que le interesan a Jonathan Lara, el ganador del Salón Jóvenes con FIA 2016, que se inauguró el sábado en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia.

“Este premio representa mucho, era algo inesperado.

Significa también una gran responsabilidad de seguir trabajando. Y que haya sido en el Zulia le da un plus emocional… Siempre estar en un museo es algo importante”, expresa.

Nacido en Maracaibo en 1986, se define callado y puntual. Además de artista visual, es asesor artístico del Departamento de Artes Plásticas de la Dirección de Cultura de la Universidad del Zulia. Aparte de su ciudad natal, ha expuesto en Caracas, Barquisimeto y Valencia. También han visto su trabajo en Ecuador, Brasil, Francia y Alemania.

“Me interesa explorar los materiales y su comportamiento. Me gusta el espacio vacío, indagar en las formas de montaje, en cómo los elementos se ordenan en un lugar”, afirma desde Aruba, donde actualmente realiza una residencia. Por eso no pudo escuchar en vivo los aplausos del público cuando Lourdes Peñaranda, la curadora de la edición y presidenta del Maczul, leyó el veredicto que lo destacaba entre otras 18 propuestas.

La 19ª edición del Salón Jóvenes con FIA, que permanecerá abierta al público hasta noviembre, tuvo como concepto Estados suspendidos . La idea es relacionar disciplinas que están en los límites del arte como la arquitectura, el diseño urbano, la cartografía, música, poesía, diseño textil, arqueología y modelos educacionales.

En este contexto se enmarcó el trabajo de Lara: Lugar equivalente. La pieza definida formalmente es una instalación elaborada con 55 listones de madera de 244 centímetros, pintados de negro por la parte frontal y trasera. En una poética visual con la sala blanca, la pieza se proyecta al plano tridimensional.

“Tiene mucho que ver con los procesos creativos. A medida que uno va trabajando en la obra, es ella misma la que te va diciendo adónde quiere ir, las posibilidades que tendría. La mayor parte de mi trabajo es bidimensional, pero casi siempre me ha llamado la atención abordar el espacio, cosa que he venido haciendo poco a poco.

De aquí es Lugar equivalente. La obra también tiene mucho de seriado, ensayos y errores.

Como es una obra abierta, es decir, que se puede transformar en relación con el espacio, las posibilidades de ordenamiento pueden ser infinitas”, afirma.

–¿De dónde surge Lugar equivalente ? –Ya había hecho un primer ejercicio en una exposición que tuve el año pasado en el Maczul que se llamó Procedimientos análogos , curada por Elsy Zavarce. Desde entonces ha pasado un año y esta obra me tomó casi 2 semanas después de que tuve la idea clara, los materiales coordinados, la máquina de corte montada, un amigo que me ayudó a pintar y mi familia, que me apoyó en los detalles, bastantes horas al día.

–¿Cómo observa las instituciones museísticas del país en la actualidad? –Un poco solitarias.

–¿Cuál considera que es el papel que está desarrollando el Maczul en las artes? –Es enorme. Para mí es la única plataforma del país que se ha abierto para que los artistas, y los no artistas, el público, la familia, tengan la posibilidad de mostrar, crear, desarrollar ideas, disfrutar.

Todo esto de la mano de un equipo de trabajo que hace sus mayores esfuerzos para que sea una ventana por la que podamos respirar.

Fuente: El Nacional