Armando Reverón, el pintor de la luz, sigue más vigente que nunca

¿Qué significa que dos espíritus como Reverón y Rengifo se sumen al Panteón?”, se preguntaba el Ministro Freddy Ñáñez en una entrevista publicada por el diario Ciudad Caracas el 9 de mayo de este año, justo en la víspera de la llegada de los restos mortales de ambos artistas al Panteón Nacional; y proseguía: “Que decididamente la estética de una venezolaneidad fuerte se afianza en nuestra capacidad de crear lo nuevo, de repensar la historia y de transformar el presente trasgrediendo los límites de lo posible. De esto sólo es capaz un artista”.

En su aniversario luctuoso también es justo recordar su legado. Es necesario, pues, a pesar de que Armando Reverón falleció hace 62 años,su partida física no ha dado fin a su nombre, inscrito ahora con bellas letras en el camposanto de los héroes nacionales.

Su impronta artística sigue intacta, trayendo hasta nosotros una obrabrillante, de alto significado para la pintura nacional, siendo el primerartista cuya búsqueda estética se dedicó exclusivamente al entornovenezolano, específicamente a la incidencia de la luz en la costa caribeñade Macuto, hoy estado Vargas.

“Es el primer artista verdaderamente venezolano que existió, porque él estudió afuera, como todos los artistas, que tenían la costumbre es estudiar afuera y venían para acá a hacer lo que se hacía allá. Él vino y empezó a hacer las cosas que se hacían en Europa, pero después fue a Macuto, construyó su Castillete y empezó a hacer un arte venezolano. Se fue a vivir con Juanita, a crear a partir de lo que sentía y vivía en Vargas”, explicó la artista Sol Rococuchi.

Y es cierto. Creador prolijo, si bien sus primeros pasos fueron algodubitativos, con turbulencias familiares, siendo criado en Valencia desde 1896 por los Rodríguez-Zucca (un matrimonio amigo de sus padres),apenas pudo decidir sobre su futuro decidió inscribirse en la Academia deBellas Artes en 1908, siguiendo el sabio consejo de su tío materno,Ricardo Montilla.

Sus profesores -Emilio Mauri, Pedro Zerpa o Antonio Herrera Toro, entre otros- encontraron en él un talento innegable, y gracias a su trabajo y a larecomendación de estos, pudo ahondar en sus estudios fuera de nuestrasfronteras. La carrera del joven artista iba en ascenso y se podría decir queestaba cumpliendo el modelo aspiracional de su época. No se quedaría allí.

Macuto, la revelación definitiva

Poco a poco se alejó del impresionismo y la influencia europea, buscando algo más. Dueño de un fuerte carácter y una personalidad un tantodíscola, el joven Reverón tiene una relación especial con el pintor rusoNicolás Ferdinandov, quien se alojaba en Vargas. El comentario no es anecdótico pues son los consejos del ruso los que lo animan a continuarsus estudios cromáticos, pero esta vez, de una manera más decidida.

Fue Ferdinandov quien convenció al artista de que se radicara en Macuto a partir de 1921, decisión que le dará un empuje definitivo a lapreocupación de Reverón por acceder de manera más pura a lacomprensión de su contexto territorial, de cuyas características destacauna por encima de las demás: la luz.

Son los estudios y obras sobre la influencia de la luz en la obra pictórica,los que colocan a Reverón en el panorama pictórico mundial, pues lapreocupación y el ahínco con el que ahondó en el tema le llevó a postulartoda una teoría que aún hoy sigue vigente y de la que son pruebas susobras, sobre todo las de las etapas blanca y sepia.

“Con cuatro o cinco pinceladas el hacía aparecer el mar, palmeras; él usaba mucho el fondo, la tela que utilizaba y tenía una maestría sin igual”, recordó la artista Lidoska Peralta, directora del Museo Caracas.

El Castillete es también parte del misticismo que envuelve al artista, puesfue una invención suya, adaptado a sus necesidades y a las de suinseparable Juanita, compañera suya desde 1918.

La casa taller fue visitada por muchos periodistas y artistas de la épocacomo Vicente Gerbasi, Victoriano de los Ríos, Alfredo Boulton, OscarYánez, entre otros, quienes iban a corroborar que la genialidad deReverón era tan grande como se decía. Todos colmaron sus expectativaspor el exuberante creador y su mundo.

A pesar de lo trágico del final de su vida, recluido en el Sanatorio SanJorge, víctima de una embolia, ante la probable displicencia de susresponsables aquél 18 de septiembre de 1954, no se ha ennegrecido elesplendor maravilloso de su legado, y como una merecida reivindicación,la Revolución Bolivariana ha enaltecido su figura con algunos gestos que,lejos de ser mero formalismo, buscan sentar las bases del rescate de unimportante referente de la cultura del país.

Reivindicando su legado artístico se enaltece la memoria y la cultura de la nación

Así, sumando a la declaración del día de su nacimiento como Díadel Artista Plástico en 1983, en esa fecha en el año 2014, el Estadovenezolano declaró la obra del artista -junto a todos los artefactos quediseñó- como Bien de Interés Cultural. Más tarde, en diciembre, el Instituto de las Artes de la Imagen y el Espacio, de la mano de la Compañía Metro de Caracas, echó a andar el proyecto Arte en Tren, gracias al cual los usuarios pueden disfrutar de una unidad repleta de fotografías de obras del artista.

En 2015, el entonces ministro del Poder Popular para la Cultura, Reinaldo Iturriza colocó la primera piedra de la obra de restauración de El Castillete. Asimismo y como parte de una política hermanada entre el Ministerio delPoder Popular para la Cultura y el de Educación, se llevó a cabo larecuperación del Instituto Universitario de Estudios Superiores de ArtesPlásticas Armando Reverón, que pasó a formar parte de la UniversidadNacional Experimental de las Artes (Unearte) a partir de 2008.

“Es un hombre emblemático en las páginas culturales del país y nos permite reivindicar nuestra memoria histórica y nuestra identidad cultural”, expresó el presidente de la Asociación Bolivariana de Artistas Plásticos, Roger Bastardo, lleno de regocijo al recordar al pintor de la luz.

Este mismo año, el día de su 127 aniversario, los restos mortales delartista, junto a los del también pintor y dramaturgo César Rengifoingresaron al Panteón Nacional, sumándose a una lista de ilustres aquienes el país debe mucho de su grandeza. Junto a Bolívar, Miranda oVargas está también el pintor de la luz.

Es por ello que conmemorar su aniversario luctuoso no es un formalismo, sino parte orgánica del realce que se le ha dado a su genio y su figura. Tal como dijo la también artista, Rosa Maicán,”es lo más justo (…) lo vimos con el comandante Chávez, hay gente que no se muere, que lo que hacen es trascender y me parece que reconocer a Armando Reverón como se ha hecho al llevarlo al Panteón y conmemorar el día de su nacimiento y su fallecimiento son gestos justos, necesarios”. T

Fuente: Correo del Orinoco