Múltiples interpretaciones plásticas de Cervantes se exponen en la Galería CAF

El imaginario de Miguel de Cervantes Saavedra recorre, como el hidalgo que hizo inmortal a su nombre, los rumbos plásticos de una Latinoamérica hispanohablante y llena de nuevos molinos monstruosos. Cuatro siglos después del nacimiento del más famoso de los escritores españoles, 16 artistas de cuatro nacionalidades convirtieron el rostro y legado del escritor de El Quijote en inspiración para sus más recientes creaciones, y lo hicieron desde el homenaje y desde la crítica. Desde el recuerdo y desde la vigencia de su figura.La pintura, el dibujo, la escultura, el bordado, la fotografía documental y hasta la selfie, confluyen en el que, a partir de mañana, será un espacio para exhibir las interpretaciones contemporáneas de la insignia de este creador.

La exposición Imaginando a Cervantes está integrada por 20 obras, y será inaugurada en la sala de exposiciones del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Con la curaduría de Mariela Provenzali, la muestra se enmarca en los actos de la celebración mundial del cuatricentenario del escritor.

Los venezolanos Ángel Hurtado, Abilio Padrón, Édgar Rodríguez Irralde, Vasco Szinetar, Jorge Pizanni, Carlos Zerpa, Fernando Wamprechts, Francisco Bugallo, Francisco Pereira, Jonidel Mendoza, José Vívenes y Marlon Herrera presentarán sus propuestas junto con las de los españoles Cristòfol Pons y Jordi Bernadó, la boliviana Narda Zapata, y el peruano Jaime Romero.

La locura, el valor literario, la religión y la temporalidad del artista son algunos de los vitrales desde los que se realizan las aproximaciones a la figura del autor.

Zapata, quien presenta dos escapularios bordados, tiende puentes simbólicos entre la locura que se atribuye a Cervantes y a Don Quijote con la atmósfera de la ciudad de Potosí, en Bolivia. “Para alguien que se crea loco, o al que lo llamen así, las montañas pueden ser criaturas o molinos. Cervantes fue un transgresor en lo literario y en lo religioso, por eso uso el bordado al detalle, pero muestro la locura en lo que sería su parte posterior”.

Fuente: Correo del Orinoco