El buen genio y el mal genio de pablo picasso

Pablo Diego José Ruiz Picasso fue uno de los mayores exponentes del siglo XX de diversas obras artísticas, incluso, más que aportar una cifra bien abultada, fue creador de distintas corrientes de artes plásticas. Un genio español que era muy conocido por sus amores y su incansable búsqueda de la polémica ante sus actos y el pincel. A temprana edad se interesó por el arte, inició en la escuela donde su padre enseñaba y comprendió los conceptos hasta el hecho de superar a los más antiguos de la clase. A los 15 años entra en la Real Academia de Arte de Barcelona con la ayuda económica de un tío, pero nunca se graduó, su mente estaba en otra parte, un comportamiento de inquietud que lo caracterizó durante toda su vida. Tal vez eso que tanto buscaba lo conseguía a menudo, así como lo hizo con el cubismo para romper definitivamente con la pintura tradicional. Fotografía: ideatube.science Entre sus temas favoritos el sexo forma gran parte en su repertorio de obras, cubierto bajo la manta romántica del erotismo muestra escenas sexuales con mucha sobriedad y compromiso, algo que no era tabú para nadie por su fama con las mujeres. Este erotismo se fue volviendo más explícito a medida que su edad avanzaba, algo que muchos leyeron en aquella época de creación como las tristes acciones de una persona senil pero que hoy se ven bajo la lupa de la melancolía hecha humor. Un buen genio que hizo de su vida una carrera artística dividida en siente décadas, que su enfoque moderno marcó un antes y un después por su visión adelantada a su época, pero que también lo marcó un mal genio, una sombra común en un humano, común en un artista. Fotografía: playbuzz.com Un lado más privado de Picasso, ese donde se habla de sus defectos, es lo que relata un poco Fernande Olivier, primera pareja de Pablo. Ella habla de su mal humor al ser molestado por las mañanas, ya que pasaba noches de desvelo ideando y creando arte en su estudio para luego rendirse agotado en su cama. Olivier asegura que el pintor era un hombre muy celoso, incluso cuando su relación había iniciado mientras ella estaba casada. Esos mismos años se caracterizaron por ser los más miserables económicamente, donde a falta de carbón Picasso permanecía bajo las sábanas. En las noches de dinero Pablo se pasaba el alcohol entre cabarets y tertulias. Françoise Gilot, otra de sus mujeres, bajo la pluma de Arianna Stassinopoulos, plasma a un Picasso sádico, bisexual, ególatra, psicótico, manipulador, oportunista, cínico y maltratador. Fotografía: noticias24.com A los 43 años de su muerte, el padre del arte moderno aún se mantiene con vida a través de sus obras. Sus querencias, aficiones y gustos, autorretratos, ciclos creativos y técnicas utilizadas son elementos que engloban toda una masa que conformaron su vida y nos brindan una perspectiva para tratar de entender todo ese personaje llamado Picasso. Fuentes: abc.es, elpais.com, pablopicasso.org Fotografía principal: polimaty.com

Fuente: RevistaExclusiva.com