Caldera: con el orgullo de ser venezolano

Como parte de los actos para conmemorar el centenario de uno de los líderes civiles más importantes de la Venezuela del siglo XX, el Dr. Rafael Caldera, se editó recientemente un libro que ya está disponible en las principales librerías del país que lleva por nombre Rafael Caldera: con el orgullo de ser venezolano, frase que encierra dos significados a mi modesto entender, por una parte, Caldera, siempre se mostró complacido que su formación académica fuera integralmente hecha en Venezuela, sus estudios universitarios y su doctorado los realizó en su alma mater la Universidad Central de Venezuela y por la otra parte, un optimismo permanente y beneplácito constante de sentirse venezolano. Una sana afirmación nacionalista venezolana. El libro es uno recorrido de 166 páginas con fotos bien escogidas y digitalizadas para lograr una mejor calidad fotográfica alrededor de la parábola vital de este ilustre venezolano, que cubrió más de 60 años de vida pública en el país. Hay una sinopsis biográfica de Caldera, realizada por sus tres hijos Rafael Tomás, Juan José y Andrés Caldera Pietri, que es un texto; que es un interesante testimonio para conocer datos del ciclo vital y de su obra como estadista venezolano de la anterior centuria y que nos presenta un Rafael Caldera para muchos venezolanos desconocido. Se pueden ver en ese sentido, las fotos de la reunión en Roma en 1933, fotos con el ilustre intelectual merideño Tulio Febres Cordero, su promoción de abogados del año 1936, junto con ese ilustre venezolano que fue Caracciolo Parra León, quién es el que estimula a Caldera, a estudiar y adentrarse en la figura de Andrés Bello, del cual será uno de los grandes estudiosos del humanista venezolano. Además, fotos del impresionante mitin del inicio y cierre de la campaña electoral de 1983, en la Av. Bolívar que lograron llenar en lenguaje taurino hasta la bandera, las avenidas Bolívar y Fuerzas Armadas en aquel momento. Están también las fotos con los principales líderes de la democracia cristiana como Adenauer, Ludwing Erhard, Aldo Moro, Eduardo Frei, también con importantes políticos y presidentes, como John Kennedy, Henry Kissinger, Salvador Allende, De Gasperi Yaser Arafat, Lech Walesa, Fidel Castro, Indira Gandhi, Deng Xiaoping, Willy Brandt, Ernesto Cardenal, Bill Clinton, Jorge Sampaio, Fernando Henrique Cardoso, El rey Juan Carlos, Kofi Annan Adolfo Suárez, Patricio Aylwin, Jacques Chirac, Juan Manuel Serrat. Fotos con líderes venezolanos como Lorenzo Fernández, Rómulo Gallegos, Luís Herrera Campins, Arístides Calvani, Fabricio Ojeda, Jóvito Villalba, Arturo Uslar Pietri, Luis Beltrán Prieto Figueroa, Raúl Leoni, Rómulo Betancourt, Eleazar López Contreras, con el caique Wayúu José de la Rosa Fernández, y venezolanos de gran valía como el jockey Gustavo Ávila o nuestro inolvidable Simón Díaz, Curro Girón, Renny Ottolina, Francisco Morochito Rodríguez, Jesús Soto, Sofía Imber, Carlos Cruz Diez, Soledad Bravo, Andrés Galarraga, las bellezas venezolanas Irene Sáez, Veruska Ramírez y Christina Diekmann, en programas tan criollos como Radio Rochela con los que hacían el set en Asocerro entre otros. También están presentes Mario Moreno “Cantinflas” y Manuel Benítez el “Cordobés”. Con los expresidentes colombianos Julio César Turbay Ayala, Belisario Betancour, Alfonso López Michelesn y Misael Pastrana Borrero. Están también las fotos de la campañas electorales de 1947, 1958, 1963 y 1968, que recogen cada uno en su momento histórico una profunda relación con el pueblo venezolano. Hay fotos familiares con sus padres biológicos y adoptivos, de su boda, con sus hijos con los cuales formo una familia ejemplar. Hay detalles de viajes a la India, Nigeria, China entre otros países. Su discurso en el Congreso de Estados Unidos. Quizás las fotos más relevadoras de su vida pública es su relación con los Santos Padres; los Papas del siglo XX, desde Pío XII hasta Juan Pablo II con la excepción de Juan Pablo I al cual no conoció por la brevedad del papado y este último Papa Juan Pablo II, con el cual tuvó una estrecha relación de amistad y comunión espiritual, además, que compartió entre otras cosas, los veinte años de la encíclica Populorum Progresio en 1987, en una importante reunión en Roma en 1987. La recopilación fotográfica culmina, con uno juego de fotos de años de diferentes en el salto Chinak- Merú del río Aponwao, que muestran a Caldera con una de las zonas que más quizo la Gran Sabana venezolana y el impresionante Sur de Venezuela. Para los jóvenes es una interesante oportunidad para leer y ver las fotos que son el testimonio de un venezolano que como afirma Augusto Mijares “… Caldera es la integración feliz en un mismo pensador, del intelectual y del hombre de acción, del pensador político y del político activo, es la realización cabal del hombre público sin la cual la conciencia nacional no puede llegar ser constructiva. Es una culminación…” jesusmazzei@gmail.com

Fuente: ElUniversal.com